Tipos de inversores

Podemos clasificar a los inversores de una startup según multitud de criterios: sus objetivos, su tolerancia o aversión al riesgo, su forma de operativa, o su carácter público o institucional. Lo realmente interesante será de qué manera instrumenten la inversión, y el nivel de intervención que alcancen dentro de la empresa.

Cada tipo de inversión suele asociarse a una etapa de desarrollo de la startup, por importes, nivel de riesgo, expectativas de retorno…

FASES/INVERSIÓN

  1. PRESEMILLA (PRE-SEED)

Es la etapa en que aún no tienes claras las líneas de negocio, ni cuentas con un MPV. El estándar dice que no se invertirán más de 100.000€ en esta fase, y las opciones de inversión suelen ser: 

  • Socios fundadores: si vas emprender, el primer capital de la empresa será el tuyo.
  • Family, Friends and Fools: puede que tu círculo de confianza tenga más recursos que tú, y quiera apostar por tu idea. Ellos son el primer inversor al que se suele acudir para financiar tu proyecto.
  • Ayuntamientos y Comunidades Autónomas: suelen convocar ayudas para nuevos autónomos, que en muchas ocasiones son suficientes para arrancar y constituir posteriormente si vale la pena.
  • Incubadoras de Start-ups: especializadas en mentorización en las primeras fases, suelen asignar a un “mentor” que ayuda con la definición del negocio y la búsqueda de financiación.

  1. SEMILLA (SEED) Y FASE TEMPRANA (EARLY)

La startup cuenta con un Plan de negocio mínimamente validado, un equipo más o menos consolidado, y un PMV. Lo habitual en esta fase es necesitar y poder alcanzar financiación por entre 100 y 300 mil euros, que podrán obtenerse de: 

  • Aceleradoras: son organizaciones que te dejarán un espacio para trabajar, te asignarán un mentor que te ayude a validar el producto y el Plan de negocio, y te ayudarán a buscar inversores. Existen aceleradoras públicas y privadas, pero no son gratis: te harán firmar un contrato donde te comprometes a darles entrada en la empresa. Hay que estudiar las condiciones con detenimiento y consultar con expertos para evitar sorpresas. Puedes consultar información más detallada en nuestro apartado Aceleradoras.
  • Business Angels: son inversores particulares que apuestan por startups en fase inicial, asumiendo parte del riesgo. Puedes contactarles directamente o a través de una aceleradora si estás en una.

    Inversores públicos: 

  • ENISA: es un organismo público de apoyo al emprendimiento innovador. Puede consultar sus líneas de financiación aquí. ENISA hace préstamos sin garantía personal ni aval, por lo que en caso de que el proyecto fracase, no suelen reclamar la devolución.

En ENISA se diferencian tres líneas de financiación dependiendo de la fecha de constitución y edad de los socios de la empresa:

  1. Jóvenes emprendedores: línea específica para PYMES y Startups de reciente constitución (menos de 24 meses) debiendo estar la mayoría del capital en manos de personas físicas de edad no superior a 40 años. Además, los socios tendrán que aportar, vía capital o a través de fondos propios, al menos un 50 % del préstamo.
  2. El préstamo oscila entre los 25.000€ y los 75.000€ con una carencia de hasta 5 años y un vencimiento máximo de 7 años.
  3. Emprendedores: línea específica para PYMES que haya sido constituida durante los 24 meses previos a la solicitud, y con socios sin límite de edad. El préstamo oscila entre los 25.000€ y los 300.000€ con una carencia de hasta 5 años y un vencimiento máximo de 7 años. Los fondos propios deben ser, como mínimo, equivalentes a la cuantía del préstamo.
  4. Crecimiento: línea específica para PYMES, independientemente de su antigüedad, y dirigida a apoyar proyectos empresariales de expansión o mejora competitiva. El préstamo oscila entre los 25.000€ y los 1,5M€ con una carencia de hasta 7 años y un vencimiento máximo de 9 años. Los fondos propios deben ser, como mínimo, equivalentes a la cuantía del préstamo.
  • NEOTEC (CDTI): El CDTI es un organismo público de ayuda al emprendimiento en I+D+I que promueve la innovación y el desarrollo tecnológico de las empresas españolas. Conceden varios tipos de ayudas, algunas a fondo perdido, y otras reembolsables. Su programa de ayuda a pequeñas empresas que nacen es el NEOTEC, que tiene como objetivo el apoyo a la creación y consolidación de empresas de base tecnológicas, con una subvención de hasta 250.000 €. Una empresa de base tecnológica (EBT) es una empresa cuya actividad se centra en la explotación de productos o servicios que requieran el uso de tecnologías o conocimientos desarrollados a partir de la actividad investigadora. Deberán estar constituidas como máximo en los tres años anteriores a la fecha de cierre del plazo de presentación de solicitudes y mínimo 20.000 € de capital social.
  • Ayudas autonómicas: Estas ayudas dependen de los programas y presupuestos de las distintas Comunidades Autónomas. Concretamente en Galicia, estas ayudas las gestiona el Instituto Gallego de Promoción Económica (IGAPE) es la agencia, adscrita a la Consellería de Economía, Emprego e Industria, para el desarrollo económico de Galicia. La misión del IGAPE es la de apoyar todas las actividades que contribuyan a mejorar el sistema productivo gallego, facilitando los procesos de creación, consolidación y crecimiento empresarial. En otras Comunidades Autónomas, como puede ser Cataluña y Valencia, este tipo de ayudas las llevan otros Organismos como pueden ser el ACCIÓ y el IVACE.
  • Ayudas europeas: la UE cuenta con varios programas de financiación a startups que en algunos casos también incluyen la mentorización en la etapa de crecimiento. Muchos de estos programas están gestionados por la EASME, que tiene programas generales (Invest Horizon, COSME, SME Instrument, EIC Fast Track to Innovation) y otros para sectores específicos como medio-ambiente, energía o marítimo. Además existen ayudas específicas para empresas que trabajen con los satélites Copernicus o de forma colaborativa con otras empresas europeas (Eureka Programm), por ejemplo. 

  • CRECIMIENTO (GROWTH) Y EXPANSIÓN (EXPANSION)

En la fase de crecimiento el objetivo principal será crear un flujo de caja estable: ser sostenibles con nuestra facturación. Si lo conseguimos, podremos apuntar a la expansión: buscar la implantación en nuevos mercados que nos haga escalar.


Esta etapa suele dividirse en varias fases según la financiación que se vaya consiguiendo: Fase A (hasta 1 millón de euros), Fase B (hasta 3 millones de euros), Fase C (hasta 16 millones de euros) y Fase D (hasta 20 millones de euros).

Los inversores habituales en esta etapa son aquellos que apuestan por obtener un retorno importante de su inversión: 

  • Venture capital y Private Equity: son fondos de inversión que invierten en startups que han superado el break-even o umbral de rentabilidad. Hacen sus propios análisis de riesgos para obtener retorno, y suelen exigir a cambio una participación en la sociedad: hay que prestar mucha atención al instrumento de financiación que planten para evitar que se hagan con el control de nuestra empresa. 

Los fondos de Venture Capitals son más tolerantes al riesgo, mientras que los de Private Equity suelen escoger empresas con una mínima trayectoria consolidada. 

  • Family Offices: son patrimonios privados de familias que invierten. Actúan como un fondo, con la peculiaridad de que están gestionados por una familia.
  • Bancos y SGR: cuando estás empezando no es habitual acudir a la financiación de bancos: en primer lugar porque sin ingresos no te la van a conceder, y en segundo lugar porque es dinero que vas a tener que devolver sí o sí, independientemente del éxito del proyecto. Los bancos exigen garantías para conceder préstamos: las SGR (sociedades de garantía recíproca) son entidades públicas que avalan tu crédito ante el Banco. Si no puedes pagar, el Banco les reclamará a éstas, que después acabarán reclamándote a ti.

  • VENTA (EXIT) 


Son pocas las startups que alcanzan esta fase en que la empresa se vende a una gran compañía (unicornios) y el emprendedor e inversores pueden obtener el retorno de lo invertido. Pero ojo: si llegas aquí, serán determinantes los acuerdos de financiación que traigas a cuestas: no serías la primera que alcanza un exit y no ve ni un euro porque ha firmado liquidaciones preferentes o retornos con multiplicadores astronómicos.